Jhonny Valverde: La fotografía recuerda lo que la mente olvida

El fotógrafo esmeraldeño captó el dantesco incendio de la Refinería de Esmeraldas en 1998.

Fue un lunes de 1996 cuando el fotógrafo Jhonny Valverde Quiñónez se dio cuenta que los estímulos positivos hacia la comunidad lo cambian todo. Cinco días antes de ese lunes se fue hasta una estación de radio de su ciudad natal Esmeraldas, en Ecuador y pautó una publicación que decía: “por cada foto carnet estudiantil, reciba gratis en ‘Junior Foto Color’ una fotografía postal, un cuaderno, un lápiz y un sacapuntas”.

Mientras la publicidad hacia su trabajo, Jhonny dedicó aquel fin de semana ir colocando en una funda plástica transparente, los útiles escolares ofrecidos para entregarle a sus clientes cuando llegaron a su estudio fotográfico que en esa época estaba en las calles Piedrahita y Sucre, en la urbe esmeraldeña.

Cuando llegó el lunes y el reloj no marcaba las. 08:00, en las afueras de su estudio fotográfico ya estaban unas personas haciendo fila para ser atendidos. Esa concurrencia lo sorprendió a Jhonny, porque su meta era repartir los 30 cuadernos que había comprado para ese día, pero todo cambió, al finalizar la tarde, ya había ido dos veces a la librería local a comprar 100 cuadernos adicionales para cubrir la demanda de clientes.

Le invitamos a mirar el vídeo de Jhonny Valverde

El buen trato al cliente

“Fue una locura”, lo recuerda mientras esboza una sonrisa de orgullo, quien en ese año estaba estrenando su estudio fotográfico en plena temporada de matrícula escolar. Con evidente rostro de felicidad revela que desde ese día su vida ya no volvió a ser igual, debido a que, no dejó de implementar nuevas estrategias para captar más clientes hasta posicionar su trabajo y su razón social: “Junior Foto Color”, la que ahora en la ciudad de Esmeraldas, ya es un ‘ícono’ dentro del ámbito de la fotografía de estudio.

En ese andar se convirtió también en el fotógrafo oficial de las candidatas y reinas de Esmeraldas, en las categorías niñas y adultas. De ellas adoptó la frase: “mis reinitas”, la cual utiliza casi como una muletilla para recibir a sus clientes.

“El cliente merece la mejor de las atenciones. Yo viví en carne propia lo que era ir a un lugar y no ser atendido de buena forma, por eso me comprometí a tratar siempre bien al cliente”, revela uno de sus secretos para mantenerse vigente en el mercado y ser contratado para matrimonios, quinceañeras, bautizos, elecciones de reina y desfiles; pero no es todo que se ha realizado en el ámbito de la fotografía.

El gran desafío profesional

Esta es una de las fotogafías captadas por Jhonny Valverde durante el incendio en 1998.

En febrero de 1998 se midió a uno de sus mayores retos. Ese día, un dantesco incendio en la Refinería de Esmeraldas generó muertes y destrucción a su paso, sin embargo, Jhonny, pese a que no era parte de ningún medio de comunicación, decidió seguir al fuego para captarlo con su cámara fotográfica.

Su medio de transporte era una moto y su ‘arma’ una cámara con un lente focal de 50 milímetros y más de 10 rollos de fotografías de 30 películas cada uno. “En ese momento no sentía miedo, solo quería tomar más y más fotos”, recuerda mientras muestra una fotografía impresa que todavía conserva un álbum, por cuando todas las imágenes las vendió a la agencia internacional Reuter.

“Fue el mayor pago recibido por una fotografía. Me pagaron 300 dólares, aunque estábamos en sucre (moneda de la época en Ecuador) me sentía un grande y famoso. Fui el único que captó ese momento, porque los fotógrafos de los periódicos llegaron al otro día desde Quito hasta Esmeraldas”, lo comenta con el orgullo como si hubiese ganado la copa del mundo.

Pese al logro, Junior, como es más reconocido en su ciudad, asegura que entre sus mayores trofeos están los testimonios de sus clientes, quienes con el pasar de los años le agradecen por haberles tomado una fotografía familiar en su estudio fotográfico, con seres que ahora ya no están terrenalmente.

La marimba es parte de la vida de Jhonny Valverde.

“Soy un hombre feliz, por eso sonrío siempre”, resume su vida Junior, el fotógrafo de las reinas y de los estudiantes esmeraldeños.

“Siempre digo que la foto recuerda lo que la mente olvida, por eso amo lo que hago”, detalla el hombre de 53 años, exbailador de marimba, hincha aserrimo del equipo de futbol local ‘Esmeraldas Petrolero’ de Emelec de Guayaquil, profesor de teatro y exadministrador del que fuera hasta los años 90 el Cine Central de Esmeraldas.

Jhonny Valverde Quiñónez fue de los usaba rollos fotográficos y los mandaba a revelar a laboratorios, también era de los iba durante los feriados a los balnearios y le tomaba foto a los turistas con un “lagarto inflable”; de los que no cambia un momento familiar por un diversión trivial; de los que ha bailado marimba en la Universidad de Harvard en Estados Unidos y, de los que en Navidad, junto a su mamá Auralid y sus hermanos van a repartir regalos a sectores vulnerables.

La imagen de ‘Coquito’, la mascota de los Juegos Nacionales de 1996 en Esmeraldas, fue el primer mural del fotógrafo en su estudio fotográfico para tomar fotos postales.
En la comunidad esmeraldeña a Jhonmy Valverde lo conocen como ‘Junior’.

‘Fue un honor trabajar con Junior’

Rocío Montaño, formadora de modelos en Esmeraldas fue compañera de trabajo de Jhonny Valverde ‘Junior’, juntos formaban a las candidatas a reinados. “Jhonny es y sigue siendo carismático, además de un gran profesional en la fotografía, él les decía a las niñas y señoritas: ‘lo que bien se aprende…nunca se olvida”, comenta con emoción

Le podría interesar conocer el relato de un guardián de los saberes.

Add Comment